Los implantes son tornillos de titanio que se osteointegran en el hueso y simulan la raíz de un diente ausente. Pueden sustituir un solo diente, algunos de ellos o todos en caso de realizar prótesis completas sobre ellos. Gracias a ellos se ha conseguido restituir la función masticatoria de manera satisfactoria.
Nuestro objetivo es realizar tratamientos conservadores para conservar el diente del paciente en boca el mayor tiempo posible pero los implantes son una buena opción en casos en los que se pierde la pieza dental.