En condiciones de salud la encía se encuentra en contacto íntimo con la superficie del diente presentando una textura firme y un color rosado.

La gingivitis es una infección reversible de las encías causada por bacterias, y principalmente debida a una pobre higiene oral (acúmulo de placa bacteriana).  En la gingivitis, las estructuras de soporte de los dientes (ligamento periodontal, hueso alveolar y cemento radicular) no se encuentran afectados y cuando se restablece una correcta higiene la encía, restablece su apariencia normal de salud.

A un nivel más avanzado, la periodontitis es una infección de carácter inflamatorio de los tejidos de soporte de los dientes. Es una condición que sigue a los problemas de gingivitis no controlados. Entre los signos clínicos podemos encontrar que s pierde parcialmente el contacto entre la encía y el diente, la encía tiene un color rojizo, está hinchada y tiende a sangrar. Es común el mal sabor de boca y el mal aliento así como las recesiones gingivales por la pérdida de hueso.

La diferencia más importante entre la gingivitis y la periodontitis es la perdida de las estructuras de soporte alrededor de los dientes (ligamento periodontal, hueso alveolar y cemento radicular).

Por tanto, el tratamiento de la enfermedad periodontal tiene por objetivo eliminar las bacterias que causan dicha enfermedad y corregir los factores de riesgo que ayudan a su progresión como por ejemplo el tabaco y otros factores.
Previo al tratamiento se realizará un estudio de todos los parámetros clínicos y radiológicos y se decidirá cual será el procedimiento para cada paciente