ALIMENTACIÓN

ALIMENTACIÓN:

La CPI (caries en la primera infancia) está estrechamente asociada con un consumo frecuente de carbohidratos fermentables, por lo que cualquier tipo de azúcar consumido con frecuencia, en presencia de gérmenes formadores de ácido, puede ocasionar caries.

Por ello, se aconseja evitar a toda fuerza dietas ricas en carbohidratos y azúcares refinados durante los dos primeros años de vida cuando el niño es más susceptible a establecer un proceso virulento de caries.

Hay que evitar azúcares ocultos presentes en leche chocolatada, yogurt líquidos, galletas, bollería, zumos industriales, pan de molde o pan blando, patatas fritas embolsadas, refrescos, etc. Se desaconsejan los azúcares entre comidas y los de consistencia pegajosa.

Para mantener una buena salud oral se sugiere reemplazar estos azúcares por alimentos sanos como el queso, trozos de fruta y verduras crudas, pan integral, yogurt natural, frutos secos, huevos duros, etc. Hay que evitar el uso del biberón con líquidos que no sean agua y nunca mojar el chupete en azúcares o miel y eliminar la sacaraosa entre comidas.