ORTODONCIA INVISIBLE

¿Se puede llevar ortodoncia sin llevar brackets? La respuesta es SI

Invisalign es la forma prácticamente invisible de corregir sus dientes y conseguir la sonrisa con la que siempre soñó. El tratamiento se realiza a través de una serie de águila transparentes (férulas), que se van cambiando para mover sus dientes poco a poco. Los aligners Invisalign son transparentes. Nadie notará que usted los lleva, lo que hace que Invisalign se adapte sin problemas a su estilo de vida y en su relación diaria con los demás.

Finalmente, gracias al software exclusivo ClinCheck®, Invisalign le permite ver sus resultados y plan de tratamiento virtuales incluso antes de empezar el tratamiento, por lo que puede ver el aspecto que se espera que tengan sus dientes para cuando termine el tratamiento.

Nuestra ortodoncista (Invisalign Provider) estará encantada de darte más información, mostrarte como funciona y responderte a cualquier pregunta.

No dudes en contactar con nosotros sin ningún compromiso

ALIMENTACIÓN

ALIMENTACIÓN:

La CPI (caries en la primera infancia) está estrechamente asociada con un consumo frecuente de carbohidratos fermentables, por lo que cualquier tipo de azúcar consumido con frecuencia, en presencia de gérmenes formadores de ácido, puede ocasionar caries.

Por ello, se aconseja evitar a toda fuerza dietas ricas en carbohidratos y azúcares refinados durante los dos primeros años de vida cuando el niño es más susceptible a establecer un proceso virulento de caries.

Hay que evitar azúcares ocultos presentes en leche chocolatada, yogurt líquidos, galletas, bollería, zumos industriales, pan de molde o pan blando, patatas fritas embolsadas, refrescos, etc. Se desaconsejan los azúcares entre comidas y los de consistencia pegajosa.

Para mantener una buena salud oral se sugiere reemplazar estos azúcares por alimentos sanos como el queso, trozos de fruta y verduras crudas, pan integral, yogurt natural, frutos secos, huevos duros, etc. Hay que evitar el uso del biberón con líquidos que no sean agua y nunca mojar el chupete en azúcares o miel y eliminar la sacaraosa entre comidas.

 

PREVENCIÓN DE LA CARIES DE LA 1ª INFANCIA

ODONTOPEDIATRIA ( actualización 2019 )

PREVENCIÓN DE LA CARIES DE LA 1ª INFANCIA.

La caries dental es actualmente la enfermedad crónica más frecuente en la infancia con una elevada prevalencia en preescolares españoles.

La enfermedad de la caries dental presenta graves repercusiones en la salud general del niño, tales como: dolor intenso, infecciones faciales, hospitalizaciones y visitas de urgencia, disminución en su desarrollo físico y en la capacidad de aprendizaje.

Entre los factores de riesgo que intervienen en la aparición de la caries de la primera infancia ( CPI) se encuentran: insuficiente higiene oral, biberón o lactancia materna a demanda y/o nocturna, consumo frecuente de carbohidratos fermentables, colonización oral bacteriana precoz, presencia de placa bacteriana visible, historia anterior de caries, niveles elevados tanto de gérmenes productores de ácido como de gérmenes que se encuentran cómodos viviendo en un medio ácidos ( streptococci , veillonela y lactobacilli, principalmente ), flujo o función salival reducidos, bajo nivel socioeconómicos de los padres y/o pocos conocimientos sobre salud oral.

Teniendo en cuenta que la caries de la primera infancia representa el patrón de caries más agresivo, estos son los consejos de los odontopediatras (según artículo 2019):

  1. Acudir por primera vez al dentista en el primer cumpleaños del Bebé,  no para curar caries sino para que no tenga caries.
  2. Disminuir gradualmente la lactancia materna durante las noches , al erupcionar el primer diente de leche.
  3. Realizar limpieza dental después de cada toma.
  4. Ir dejando espacios entre tomas para que los dientes tengan tiempo de recuperarse de los ataques ácidos y pueda realizarse el proceso de desmineralización-remineralización.

 

¿ COMO DETECTAR LA CARIES DEL LACTANTE ?

  • La lesion de ”mancha blanca” es el primer indicio clínico del desequilibrio del esmalte.
  • Estas lesiones siguen el margen gingival del diente en forma de ”media luna”. 

 

CONSEJOS DE HIGIENE DEL LACTANTE

El factor clave para la prevención de la CPI es el hábito de higiene oral diario.

Mientras más temprano se empiece con la higiene oral, menores las probabilidades de que el niño desarrolle caries y enfermedades periodontales.

Los padres son los responsables de la higiene bucal de su hijo, por lo menos hasta que el niño adquiera habilidad motora suficiente para hacerlo sólo que, por norma, se consigue sobre los 7-10 años. A partir de ese momento y hasta la adolescencia, se recomienda la supervisión por un adulto en el cepillado nocturno.

Por tanto, cuando se trata de un bebé (< 6 meses ):

  • Limpiar las encías, la lengua, los carrillos y el paladar 1 vez al día con una gasa húmeda o un dedal de silicona.

De 0 a 3 años:

A los 6 meses ( cuando erupciones el 1er diente ):

  • Recomendable pasta de dientes con 1000ppm de ion de flúor. La cantidad de pasta a usar tiene que ser como un grano de arroz.

De 3 a 6 años:

  • Recomendable pasta de dientes con 1000ppm de ion de flúor. La cantidad de pasta a usar tiene que ser como un guisante.

A los 6 años:

  • Recomendable pasta de dientes con 1450 ppm de ion de flúor. La cantidad de pasta a usar tiene que se como un guisante.
  • En casos de hipoplasias de esmalte, síndrome de incisivo-molar,  caries, sensibilidad… podemos usar pasta de dientes de hasta 5000ppm de ion de flúor, según considere el profesional.

Hasta los 8 años, el cepillado debe ser realizada por los padres. El niño se cepillará ( como un juego ) durante 1 minuto y el padre repasará de nuevo con el cepillo, durante otro minuto, toda la cavidad bucal. A esta edad es cuando los niños desarrollan la habilidad motora y a partir de entonces los padres sólo supervisarán por la noche.

 

 

TRUCOS PARA QUITAR EL CHUPETE A TU HIJO

TRUCOS PARA QUITAR EL CHUPETE A TU HIJO

El chupete es una herramienta muy útil durante los primeros meses de vida del bebé, ya que nos permite calmarlo con más facilidad en múltiples situaciones. Se comienza a usar pasado el primer mes de vida, cuando la lactancia funciona con total normalidad, y no es aconsejable prolongar su uso más allá de los tres años. Así, dependiendo del niño y su situación, la edad ideal para retirarlo oscila entre los 12 y los 24 meses.  Y es que más allá de los dos años, los expertos consideran que el chupete puede acarrear problemas en la formación del paladar y los dientes, y, por consiguiente, en el habla.

¿Cómo saber cuándo ha llegado el momento en el caso de nuestro hijo? A partir del año, o incluso antes, podemos probar a retirar el chupete al pequeño. Si su reacción no es desmesurada, podemos comenzar con el proceso de transición. Entonces conviene ir preparando al niño psicológicamente para el cambio, por ejemplo, recordándole lo «mayor» que es y explicándole que ya no lo necesita. A partir de entonces, es conveniente que sigas una serie de pautas:

  • Ten en cuenta siempre que el proceso debe ser paulatino y traerá como consecuencia más de una rabieta ante la cual los padres deben mantenerse firmes.
  • Refuerza positivamente los avances del niño con el chupete, para que el aprendizaje sea siempre positivo y no cause traumas.
  • Busca el momento idóneo para dejarlo: ten en cuenta que en este trámite el niño necesitará la atención y paciencia de sus padres más que nunca. Las vacaciones en épocas estable son un buen momento para hacerlo. Retrasa el proceso si el niño va a vivir una mudanza, el nacimiento de un nuevo miembro en casa o una separación, por ejemplo.
  • Lo habitual es que, a medida que la necesidad de succión por parte del niño disminuya, el primer paso sea abandonar el hábito de día y mantenerlo a la hora de dormir o cuando el niño esta enfermo, como excepción. Plantéalo como primer objetivo, antes de eliminarlo por completo.
  • Esconde o retira los chupetes: aunque el pequeño siga usando el chupete para dormir, intenta que durante el día no eche de menos su presencia. Así, poco a poco irá acostumbrándose a no requerirlo.
  • No te enfades, no le grites, no le humilles. Ante todo el niño tiene que verlo como un cambio natural de su edad, no impuesto, para que el proceso no se convierta en traumático.
  • Cuando llegue el momento, mantente firme por las noches, cuando más echará en falta su chupete. Intenta sustituirlo por algo que le consuele, como un peluche, un cuento o un juego para irse a dormir.

Trucos para que se olvide del chupete

A la hora de hacer desaparecer el chupete de la vida de nuestros hijos debemos ser creativos para elaborar una historia que convenza al pequeño. De otro modo, no conseguiremos que deje de preguntar por el chupete y sufrirá de forma innecesaria. Algunos de los argumentos a los que podemos recurrir son:

  • Se lo ha llevado el Ratoncito Pérez: puesto que se trata del personaje que gestiona lo relacionado con los dientes, podemos avisar a nuestro hijo de que recoge los chupetes de los niños que ya no los necesitan.
  • Los Reyes Magos o Papá Nöel: son personajes con la suficiente autoridad e importancia para que el niño acate sus decisiones. Además, pueden recompensar el paso que da el niño con regalos.
  • Lo hereda otro bebé más pequeño: la idea de regalar el chupete a un hermano, un primo o un miembro más pequeño de la familia suele satisfacer a algunos niños. Asimismo, reforzará su sensación de responsabilidad y le hará entender que ha finalizado una etapa.
  • Se ha perdido: algunos padres recurren a este argumento para intentar que su hijo asuma el cambio sin darle muchas vueltas. Pero dependiendo de lo inquieto que sea el bebé, puede conformarse o no, e incluso pedir uno nuevo al verlo en las tiendas.
  • Estropear el chupete: algunos especialistas recomiendan raspar la tetina del chupete o hacer un agujero para que entre aire, de forma que desagrade al niño.

Tratamientos tempranos, evitar problemas

El tratamiento ortodóncico temprano evita tratamiento quirúrgicos  mas complicados en edades avanzadas y la necesidad de tener que extraer dientes sanos. Cuanto antes detectemos un problema, más fácil será su corrección y mejor su pronóstico.

En pacientes en crecimiento, podemos corregir fácilmente problemas que de mayores no tendrían la misma solución. Prolongarlo en el tiempo acarrea problemas posteriores (dolor en la articulación de la mandíbula, desequilibrios en el crecimiento maxilofacial…)

Esta es una simulación de una mordida curzada anterior, en la que los dientes de arriba muerden por detras de los de abajo (al revés de lo que debería ser).

Si crees que tu hijo tiene un problema similar no dudes en preguntar!

 

Si llevas ortodoncia, consejos para Navidad

 Los dulces duros pueden fastidiar nuestro tratamiento de ortodoncia si no tenemos cuidado. Desde clínica dental Riera te recomendamos que los tomes en trozos pequeños aunque si los puedes cambiar por dulces blandos, mucho mejor.

El azúcar de los dulces se puede acumular alrededor de los brackets y en el momento de quitar la ortodoncia pueden aparecer manchas blancas a consecuencia de la descalcificación del esmalte.

Es IMPORANTE que no olvides cepillarte los dientes al llegar a casa si has comido o cenado fuera de casa 😉😉

Para cualquier duda, estamos en INCA, C/ Dureza 23, Bajos.

FELIZ NAVIDAD A TODOS !!

 

arbol-de-navidad-significado-mental-emocional-y-espiritual

¿Cuál es la mejor edad para consultar al ortodoncista?

¿Cuál es la mejor edad para consultar al ortodoncista?

A pesar de que podemos mejorar tu sonrisa a cualquier edad, el mejor momento para consultar es alrededor de los 6-7 años, cuando a tu hijo le han salido las primeras muelas definitivas. Estas primeras muelas adultas son importantes porque determinan la oclusión y  una estabilidad oclusal futura.

Sin embargo hay signos transversales como la mordida cruzada posterior o anterior que alarman de que es mejor hacer la visita cuanto antes ya que frecuentemente son problemas funcionales y corregibles fácilmente evitando grandes problemas esqueléticos futuros.

Por tanto, si tu hijo presenta una oclusión como ésta o parecida a ella, sería el momento ideal para hacer una visita al ortodoncista  aunque tenga aun 4 años.

IMG_7132

En este caso el ortodoncista diagnosticará y lo tratará o lo vigilará periódicamente durante el crecimiento y el recambio de los dientes de leche. De esta manera, se obtendrán los mejores resultados con  la mayor estabilidad posible a largo plazo.

Estamos hablando de ortodoncia en dos fases que consta de una fase de ortopedia  y una fase de aparatología fija que se suele empezar a los 12-13 años, cuando todos los dientes definitivos ya han erupcionado.

 

Los niños son los que nos sacan la sonrisa cada dia. Cuidemos la suya.

Biotipos y curiosidades

 

FARRAH FAWCETT, ACTRIZ.

El Dr. Ricketts fue uno de los ortodoncistas que más estudió la aplicación de las proporciones áureas en el análisis facial dentoesquelético, y como dato curioso, Farrah es una de sus modelos favoritas para demostrar sus hallazgos en cuanto al patrón facial, con sonrisa ancha y sin corredores bucales.

Actualmente su sucesora sería la famosa Julia Roberts.

 

 

 

 

 

Problemas periodontales

ENCIAS SANGRANTES

Una encía que sangra es síntoma de que algo en tu boca no va bien. Es más, cuando las encías sangran espontáneamente, en general, lo hacen como respuesta ante la presencia permanente de bacterias, y por lo tanto, son el signo de que en tu boca se está desarrollando una enfermedad.

Causas del sangrado de encías:

Cuando se produce una alteración en el equilibrio de las bacterias que habitan en la boca, producida por la acumulación de restos de comida entre los dientes, se origina inflamación y sangrado de las encías; síntoma claro de que nos encontramos ante una enfermedad periodontal.

Las enfermedades periodontales se dividen en dos estadios:

La gingivitis es la enfermedad periodontal donde se produce una inflamacion de las encías con posibilidad de sangrado, y cuyos síntomas responden a la acumulación de placa bacteriana. Se puede dar en personas de todas las edades, aunque con mayor prevalencia en adultos mayores de 35 años.

La periodontitis, por su parte, es el estadio avanzado de la enfermedad del periodonto, y además de la inflamación y el sangrado de encías, la acumulación de sarro bajo la encía, puede afectar a los tejidos y huesos que soportan los dientes, poniendo en riesgo su permanencia. Se trata de una patología menos común que la gingivitis –según la SEPA afecta a un 25,4% de personas- sin embargo, sus posibles consecuencias exigen una rápida actuación para combatirla.

Encias sangrantes:

La principal razón por la que se produce una acumulación excesiva de placa bacteriana que haga que se desarrollen enfermedades como la gingivitis y la periodontitis es una mala higiene dental. Pero puede haber otros factores que favorezcan la acumulación de sarro y su consiguiente patología periodontal:

  • Malposición dentaria (apiñamiento)
  • Prótesis dentales mal colocadas o restauraciones en mal estado
  • Uso de ortodoncia fija como brackets

Otras causas del sangrado de encías

Los siguientes son algunos de los factores que pueden afectar al sangrado de encías:

Cepillado agresivo:

Cepillarse los dientes con fuerza o de forma agresiva

Cambios hormonales asociados al embarazo, la pubertad, el ciclo menstrual…

Trastornos hemorrágicos que afecten a la coagulación normal de la sangre

Enfermedades como leucemia, escorbuto, diabetes, anemia, hepatitis, cáncer…

Factores genéticos

Falta de nutrientes como la vitaminas C y K

Cardiopatías

Toma de determinados medicamentos

Estrés

Bruxismo

Síntomas que acompañan al sangrado de encías

Cuando existe una enfermedad de las encías es habitual que además del sangrado se produzcan otros síntomas que nos ayuden a identificar el problema.

En el caso de la gingivitis se pueden observar síntomas como el enrojecimiento, una inflamación localizada con sensibilidad ante la presión y el sangrado de las encías, junto con el mal aliento derivado del sarro acumulado.

Por su parte, en los casos de periodontitis, además de los síntomas anteriormente descritos, se pueden presentar recesiones de encía y pérdida de hueso con su consiguiente resultado de movilidad en los dientes.

El cepillado es la mejor manera de que los tejidos inflamados y las encías sangrantes vuelvan a la normalidad.

Remedios y tratamiento para el sangrado de encías

Casos leves

El remedio para evitar el sangrado de encías depende en muchos casos de la causa que ha provocado dicha hemorragia. En algunos casos, si el sangrado es ocasional y leve, puede detenerse simplemente con el uso de un enjuague bucal especial para las encías. Para ello, sería conveniente realizar enjuagues de unos 30 segundos tras el cepillado.

Además, y a pesar de que pueda parecer contradictorio, el cepillado es la mejor manera de que los tejidos inflamados y las encías sangrantes vuelvan a la normalidad. Habitualmente, cuando se produce sangrado al cepillarnos los dientes, la primera reacción tiende a ser la de detener el cepillado. Sin embargo, el abandono de la limpieza sólo agravará el problema. Un cepillado suave y disciplinado (después de cada comida), insistiendo especialmente en las zonas más afectadas, ayudará a mejorar los síntomas.

Casos graves

En aquellos casos donde existe un sangrado abundante, puede deberse a un problema más grave y, por lo tanto, el tratamiento pasa por acudir a un periodoncista profesional. Éste realizará un examen de las encías y medirá la profundidad que ha alcanzado el sarro con una sonda periodontal. Se revisará la propensión del sangrado y la inflamación, y si se ha producido una recesión gingival. Si no se han producido mayores complicaciones, una limpieza profesional debería eliminar la placa bacteriana acumulada y mejorar el tejido inflamado, así como solucionar el problema del sangrado  de encías.

 Captura de pantalla 2015-09-06 a las 15.22.36

Consejos para la prevención de las encías sangrantes

Existen una serie de recomendaciones que ayudarán a prevenir la inflamación y sangrado de encías y que, en general, mejorarán tu salud buco-dental:

DIETA EQUILIBRA

Utiliza un cepillo de cerdas suaves en tu higiene después de cada comida. Evita un cepillado demasiado enérgico que puede producir lesiones en el tejido gingival.

Usa la seda dental para acceder a los espacios interdentales a los que no llega el cepillo de dientes.

Complementa la higiene dental con complementos como irrigadores bucales (también denominados Waterpik) o cepillos interproximales que ayudan a limpiar la boca profundamente.

No te olvides de limpiar tu lengua. Bajo ella se ocultan hasta el 70% de las bacterias que residen en nuestra boca, por lo que mantenerla limpia evitará la aparición de una enfermedad periodontal.

Sigue una dieta equilibrada. Reduce el consumo de azúcar que facilita la acumulación de sarro y come más fruta y verdura. Frutas ricas en vitamina C como la naranja, el limón o el pomelo, o las que aportan vitamina K como el kiwi, la pera o las ciruelas, entre otros, ayudan al proceso de coagulación de la sangre y favorecen la salud  de nuestras encías en general.

Captura de pantalla 2015-09-06 a las 15.22.09

Evita el tabaco. Las toxinas de los cigarros favorecen inflamación de las encías; es más, un fumador tiene un 600% más de probabilidad de desarrollar una enfermedad periodontal.

Bebe mucha agua. Gracias al agua que consumimos ayudamos a eliminar gran parte de las bacterias que se producen en nuestra boca y por lo tanto, evitamos la acumulación de sarro.

Utiliza aloe vera para masajear tus encías y ayudar a bajar la inflamación y reducir el sangrado en la zona gingival.

Bajo la lengua se ocultan hasta el 70% de las bacterias que residen en nuestra boca, por lo que mantenerla limpia evitará la aparición de una enfermedad periodontal.

Acude a un especialista

Es importante que, aunque se consiga detener el sangrado de encías, se identifique y elimine la causa que lo produce, ya que, en caso contrario, el daño puede progresar y el problema se puede volver crónico.

Es por eso que, es conveniente acudir a un especialista en el momento en que se detectan síntomas como el sangrado de encías. El doctor/a, diagnosticará el origen del problema y aplicará el tratamiento más adecuado para resolver la patología de la forma más efectiva de forma individualizada.

Carillas estéticas.

Si no estás a gusto con la forma de tus dientes, este tratamiento es perfecto para tu caso. Las carillas son una técnica de odontología mínimamente invasiva y se usan para corregir defectos de tamaño, forma, coloración, desgaste y deformación del esmalte.

Tras un detallado examen estético-facial y un diálogo para conocer las características y necesidades de tu caso, la Dra. Apolonia Riera te informará de si este tratamiento es el más adecuado para ti. También estudiará la mejor forma de llevarlo a cabo, intentando minimizar el tallado previo de los dientes.

Existen dos tipos de carillas: las de porcelana o cerámica y las de composite.

Las carillas de porcelana son finas láminas hechas a medida que se cementan en los dientes para darles el tamaño, la forma y el color deseados. Para su colocación, suele ser necesario un pequeño tallado del esmalte de entre 0,5 y 0,8 mm. Posteriormente se colocan unas carillas provisionales y en unas dos semanas se cementan las carillas definitivas. La gama de colores de este tipo de cerámica es muy amplia, lo que permite obtener sonrisas absolutamente naturales.

Las carillas de composite consisten en una pasta de resina compuesta (composite) que se adhiere directamente sobre el diente y se va modelando hasta conseguir la forma y el color deseados. El único inconveniente de esta clase de carillas es que los composites, con el tiempo, tienden a cambiar de color, lo que obliga a retocarlos periódicamente. No obstante, su buen aspecto dependerá de los hábitos y de las características de cada paciente. Por otra parte, son muchas las ventajas que presentan las carillas de composite:

– En muchos casos puede no ser necesario anestesiar.

Se pueden realizar sin tallar los dientes, por lo que no es agresivo para éstos.

– Se pueden corregir defectos o hacer modificaciones en cualquier momento, sin necesidad de repetir íntegramente el trabajo. Con algún retoque ocasional, pueden durar muchos años.

– Es un procedimiento reversible. Si no se tallaron los dientes se puede eliminar el material y volver a la situación previa al tratamiento.

– Son la mejor elección para la gente joven. Por su baja agresividad y alto grado de reversibilidad, conservan al máximo la estructura dentaria sana y dejan las puertas abiertas a cualquier alternativa futura.

– Se puede terminar el trabajo en una sola sesión.